Clicky

Historia del tutú

Un atuendo infaltable para una bailarina clásica es el tutú, una especie de pollera de distintos materiales y formas que busca realzar la belleza de la bailarina, aportarle gracia y seguridad.

Existen diferentes tipos y variedades de tutú que fueron cambiando de acuerdo a la época y a las necesidades de las bailarinas y de los espectadores.

 

Tutú originario

En el siglo XVI se reconoce por primera vez el tutú en las cortes francesas donde se originó la danza clásica. Estos atuendos en lugar de facilitar y dejar ver los movimientos de las bailarinas hacian justamente lo contrario por su peso y largo tamaño. Luego en 1661 Luis XVI creó la Académie Royale de Danse donde se comenzó a bailar en escenarios, esto derivó en cambios respecto al vestuario. Una de las transgresoras para la época fue la bailarina Marie Camargo, quien hizo famosa la pollera que dejaba a la vista los tobillos para que se viera el movimiento de los pies.

Tutú italienne

Creado por los italianos, este tutú aporta cambios significativos al traje inicial. Data del siglo XIX y aportaba una mayor libertad para las bailarinas al ser más liviana y debajo de la rodilla. Contraba además con 16 capas de tela.

Tutú romántico

Propio del periódo histórico del romanticismo en el ballet. Hay dos estilos dentro de la misma categoría: es una pollera que va desde la cintura con una caída particular, la siguiente comienza en la cadera y cuenta con una especie de faja. El primer tutú romántico que se vio en escena fue en 1800 de la mano de la bailarina Marie Taglioni.

Tutú clásico

Los diseños más modernos son es el tutú denominado Pancake. Se caracteriza por ser corto y rígido. Comienza en l66725c88_oa cadera de la bailarina y deja al descubierto sus piernas.

Otro estilo conocido es el Powderpuff , tiene una pollera más corta de apariencia liviana.

Este tipo de tutú surgió a pedido de los espectadores, quienes deseaban apreciar mejor las piernas de las bailarinas para admirar los perfectos movimientos que impartían.

Tutú campana

Surge a partir de la mixtura de los estilos clásico y el romántico. La pollera es más corta que los anteriores, igualmente es un término medio entre un estilo y otro respecto a la cantidad de capas. Se puede confeccionar en tul o en malla, además no tiene aro, lo que otorga una apariencia menos rígida.